18 septiembre 2020
dieta cuarentena

Consejos Nutricionales para no Engordar en Cuarentena

La cuarentena por la pandemia global por COVID-19 altera la vida habitual que estábamos acostumbrados a llevar, y sin bien no es excusa para caer en el sedentarismo, lógicamente que no siempre se puede hacer una actividad física en casa equiparable con la que hacíamos antes.

La reducción de la quema calórica, sumado al hecho de que el encierro propicia el comer de más, puede acarrear un aumento de peso corporal. Y justamente esta cuestión es un tema preocupante para muchas personas.

¿La clave? tener control, respetar horarios de comidas y evitar los alimentos que aporten muchas calorías y nada de nutrientes, como es el caso de las chucherías y comida chatarra o el alcohol.

Curiosamente en los supermercados además de escases de productos de desinfección, también se han agotado las galletas, las harinas y las bebidas alcohólicas. Esto dice mucho sobre los hábitos alimenticios que está tomando la gente.

La cuarentena y la reducción del gasto calórico

El movimiento físico durante el confinamiento se reduce, por más que hagamos ejercicio, no estamos moviéndonos como habitualmente lo hacíamos. Quienes iban a trabajar a pie ya no lo hacen, quienes iban en bicicleta para todos lados tampoco… esto además del entrenamiento en el gimnasio o al aire libre, también influye en el gasto calórico total de cada día.

Por ende, si antes de la cuarentena una persona necesitaba consumir 2500 calorías diarias según su gasto energético, al verse reducida su actividad, ahora debería mermar de forma equitativa la ingesta de calorías que consume ya que el excedente se acumularía en forma de grasa dando como resultado un incremento en el peso.

Lógicamente que no se puede saber a ciencia cierta cuantas calorías se quemaban en el día a día antes de la cuarentena, por lo que la única forma de evitar el aumentar de peso en el aislamiento es realizar la mayor cantidad de actividad física posible y medirse con las comidas, respetar horarios y evitar el picoteo.

Paralelamente hay que procurar que los días no transcurran de pasar de la cama al sillón, y moverse lo máximo que se pueda dentro de la casa. Cuando el cuerpo se mueve poco, el más mínimo esfuerzo que se haga es positivo, así sea subir a la terraza varias veces para colgar la ropa.

Alimentación cuarentena
Dieta Cuarentena. Foto Pixabay

Los alimentos y sus calorías para no engordar en cuarentena

Ante todo hay que procurar consumir alimentos de una buena calidad nutricional, pero respetando el balance energético, lo que quiere decir consumir la cantidad de calorías necesarias y no más que ello.

Para conseguir orientarnos un poco más, se pueden controlar las cantidades de alimentos saludables pero calóricos, como es el caso de los frutos secos, las uvas, paltas, aceites, tubérculos, etc. y aumentar los que no aportan muchas calorías.

Cada comida ha de tener una porción de proteínas magras acompañada de abundantes vegetales, la proteína ayuda a tener saciedad por más tiempo y los vegetales llenan sin aportan un exceso calórico.

En caso de seguir una dieta vegana, cada comida tiene que incluir proteínas vegetales de alto valor biológico, más vegetales, cereales y o granos que aporten todos los nutrientes necesarios.

La cocción de los alimentos tiene que ser la que menor aporte energético de, por ejemplo al vapor, a la plancha, al horno, asados… no incluir materia grasa y usar muchos condimentos en las preparaciones es una buena forma de reducir calorías y sumar sabor.

Los horarios de las comidas y el picoteo en la cuarentena

El aislamiento suele predisponer al picoteo, a comer sin hambre, a comer por aburrimiento… esto lleva irremediablemente a un aumento considerable de peso.

Hay que tratar de respetar los horarios de las comidas, tomar colaciones para reducir el hambre y sí o sí desayunar, almorzar, merendar y cenar. Saltarse las comidas también es perjudicial y puede influir negativamente en el incremento del peso corporal.

En caso de tener hambre entre comidas (o ansiedad) optar por alimentos poco calóricos y saciantes como puede ser un yogur descremado, un plátano, un helado light de plátano procesado con queso cremoso magro, un puñado pequeño de frutos secos, etc.

Evitar ingerir harinas de forma desmedida, sobre todo combinadas con materia grasa porque son sumamente adictivas. Si se quiere comer galletas, tomar solo 2 o 3 del paquete y guardarlo, esto evita el consumo excesivo sin que nos demos cuenta.

Engordar cuarentena
Engordar Cuarentena. Foto Pixabay

No obsesionarse con el peso

La situación de por sí es complicada como para sumarle una preocupación de poca importancia comparada con esta enfermedad que azota al mundo.

En caso de que se llegasen a subir unos kilos no es el fin del mundo ni va a ser perjudicial, se pueden bajar con un poco de predisposición cuando todo regrese a la normalidad.

Si bien hay que cuidar el peso, la angustia por engordar juega en detrimento de la salud mental, y lo que menos se necesita en estos momentos es sufrir ataques de ansiedad por ello.

Tampoco vale la pena arriesgarse a un contagio o infringir la cuarentena saliendo a correr por la calle, es momento de cuidarnos y cuidar al otro, quedarse en casa y tomar todas las medidas sanitarias que se nos indican para de una vez por todas parar con esta pandemia del COVID-19.

Foto: Pixabay

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *