29 octubre 2020
probioticos

Probióticos Previenen Infecciones Respiratorias

Los probióticos son necesarios para el adecuado funcionamiento del organismo, fortalecen el sistema inmune y a su vez ayudan en el descenso de peso.

En el intestino tenemos colonias de bacterias benéficas que tienen funciones fisiológicas específicas, y son tan importantes para nuestra salud que son consideradas un órgano: la microbiota intestinal.

Una capa adecuada de bacterias probióticas en el microbioma intestinal tendría relación con un peso corporal saludable.

Se ha comprobado que las personas obesas o con exceso de peso tienen una microbiota intestinal muy diferente a la de quienes están delgadas, esto hace que la extracción de la energía de los alimentos, el metabolismo de los ácidos grasos, la síntesis de las hormonas intestinales y la regulación de los depósitos grasos se vea alterada de forma significativa.

Probióticos y prebióticos

Estos dos términos suelen confundirse y tomarse como sinónimos, pero no lo son.

Según la OMS (Organización Mundial de la Salud) los probióticos son  microorganismos vivos que en las dosis adecuadas, promueven beneficios en la salud del organismo.

Los probióticos son alimentos o suplementos nutricionales que ayudan a mantener una cantidad saludable de bacterias buenas en el intestino, mientras que los prebióticos son los alimentos con un alto contenido de fibras que nutren la microbiota humana (las bacterias saludables).

Los probióticos fortalecen la barrera intestinal y la hacen resistente a microorganismos dañinos o agentes químicos perjudiciales, inhibes agentes patógenos, estimulan el sistema inmune, evitan infecciones en el intestino y en el tracto respiratorio. Además, diversos estudios han concluido que los probióticos tienen efectos psicobióticos, los que son beneficiosos para la salud mental.

Los alimentos prebióticos se emplean para mejorar el equilibrio de dichos microorganismos en el intestino.

Como incorporarlos a la dieta diaria

El incluir probióticos en la alimentación es beneficioso en muchos niveles, no solo ayuda en el descenso del peso corporal, sino que además refuerza el sistema inmune, mejora los síntomas de intestino irritable, previene diarreas, mejora el estado de ánimo y evita las infecciones respiratorias.

Los probióticos más comunes son los lactobacilos y las bifidobacterias que naturalmente forman parte de la microbiota intestinal, pero también pueden incorporarse mediante los alimentos.

Probioticos y prebioticos, foto freepik

Alimentos probióticos y prebióticos

Los más conocidos son el yogur y el chucrut, pero también ofrecen una buena fuente el  kefir, la kombucha, el miso entre otros. Cabe destacar que los lácteos con proceso de fermentación son la principal fuente de probióticos.

Los prebióticos los encontramos en los cereales integrales, plátanos, vegetales como la cebolla, ajo, soja y alcaciles. Por otra parte, se comercializan suplementos alimenticios fortificados con probióticos y prebióticos

Fuente: Infobae

Foto: Freepik

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *