16 julio 2020
correr en cinta
Gym

Correr en Cinta y Correr al aire Libre, ¿Cuál es mejor?

Correr en cinta Vs correr al aire libre, estas dos actividades siempre han tenido opiniones opuestas sobre los pro y los contras, y más precisamente sobre si representan el mismo esfuerzo físico y cuál alternativa es la mejor.

Los que están a favor de correr al aire libre aseguran que de este modo se gasta más energía ya que en el exterior uno se expone al viento y su resistencia, cosa que no sucede cuando se corre en la cinta dentro del gimnasio.

En contrapartida, los que prefieren el entrenamiento en cinta aseveran que esto no es cierto, basándose en los resultados obtenidos de un estudio realizado por la universidad británica de Exeter.

Para dicho análisis, los investigadores trabajaron con 9 corredores midiendo su gasto energético en una carrera sobre una carretera, y compararon los datos obtenidos con otros voluntarios que corrieron a la misma velocidad en cinta, pero con diversas inclinaciones.

Como resultado descubrieron que los corredores de cinta pudieron compensar el esfuerzo adicional de las inclinaciones del aparato, teniendo en definitiva el mismo gasto calórico.

Velocidad de la carrera

En cuanto a la velocidad de la carrera, un estudio realizado en Singapur determinó que por lo general la gente cuando corre en una cinta lo hace a menor velocidad que cuando  se ejercita al aire libre, aun creyendo que lo hacen igual de rápido.

Los investigadores concluyen que esto se debe a que cuando se corre en el interior, no se tienen las mismas referencias visuales que indican una determinada velocidad, y por tanto al correr al aire libre uno inconscientemente se esfuerza un poco más.

La seguridad al correr

Pues bien, se puede decir que ambos modos de correr tienen sus pro y sus contras, pero a la hora de hablar de seguridad es importante destacar que al correr en una cinta las probabilidades de lesiones por el impacto se reducen, al igual que los posibles tropezones con objetos o irregularidades del suelo que pueden acontecer al correr a la intemperie.

Cabe destacar que un mal uso de la cinta también es perjudicial, sobre todo cuando la gente la usa en exceso y no realiza variaciones en el ejercicio.

El repetir el mismo movimiento miles de veces aumenta el riesgo de daño en las articulaciones y ligamentos, lo aconsejable es variar la velocidad y la inclinación del aparato.

En el entrenamiento al aire libre siempre hay variaciones porque la superficie es distinta a cada paso. Esto ayuda a fortalecer los ligamentos,  activa una mayor variedad de músculos y mejora el equilibrio del atleta.

De esta información se desprende que el correr en la cinta es bueno para quienes han sufrido una lesión ya que la superficie reduce el impacto del trote, pero siempre hay que controlar el entrenamiento y ofrecerle nuevos desafíos al cuerpo mediante variaciones en ritmo e inclinación.

correr

Satisfacción y bienestar de correr

Sobre el bienestar asociado al entrenamiento, la Universidad de Exeter estudió ambas actividades concluyendo que el correr al aire libre se asocia con sentimientos positivos y de revitalización, lo que ayuda a reducir tensiones, angustias, enojos e incrementa los niveles de energía.

Las personas que se entrenan al aire libre afirman disfrutar más de las actividades, las encuentran más satisfactorias y tienen más ganas de entrenar día a día.

Resumiendo

Como conclusión, cada forma de entrenar tiene sus pro y sus contras, y en realidad quienes hacen running o corren de forma frecuente, por lo general van variando entre ambos métodos de entrenamiento pero siempre tienen una mayor predilección por el correr al aire libre.

El tema está en las personas que se entrenan en gimnasio y usan la cinta solo para hacer un poco de aeróbicos.

Ellos son  los que mayor atención tienen que prestar a las consideraciones del uso de este aparato e intentar variar su forma de entrenar de tanto en tanto con modificaciones en la velocidad e inclinación de la cinta, como también es bueno que prueben salir a correr fuera un par de veces a la semana.

Hay que buscar un equilibrio en el tipo de entrenamiento que a cada uno le es favorable o le agrada, porque la idea es entrenar el cuerpo de forma segura y saludable, con un ejercicio que se preste a la constancia y al disfrute.

De nada sirve hacer algo que genera disgusto o que acarrea riesgo de lesiones, ya que al poco tiempo se desiste de la actividad, hay más probabilidades de caer en el sedentarismo o sufrir heridas que bien podrían haberse evitado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *