29 febrero 2020
braceo en running
Gym

El braceo en la Carrera, Importancia y Técnica

El braceo es determinante a la hora de conseguir un buen impulso del cuerpo y mantener el ritmo durante el trote. Además favorece la postura corporal mientras se corre y ayuda mantener la estabilidad.

El movimiento de los brazos durante la carrera es esencial para poder hacerlo de forma adecuada ya que con él se equilibra el movimiento de las piernas.

El emplear este recurso de forma correcta ayuda a que el corredor gaste mucha menos energía al correr ya que retrasa la aparición de la fatiga muscular en las piernas.

Funciones del braceo en la carrera:

Ayuda a equilibrar las rotaciones de la cadera y del tronco que acontecen cuando se las zancadas. Este movimiento hace que el cuerpo no se tambalee a los lados ni se pierda estabilidad, cosa que ocurriría si se mantienen los brazos rígidos durante el trote.

Ayuda a dar impulso a la zancada, el braceo hace que el esfuerzo de las piernas dé como resultado una impulsión mucho más fuerte y con menor gasto energético.

Técnica correcta durante la carrera

Los codos son los que definen el braceo durante la carrera, es importante no llevarlos demasiado pegados al cuerpo ya que pueden generarse dolores musculares intensos, sobre todo en la espalda.

La abertura del codo tiene que ser de unos 90 grados, pero este ángulo tiende a cerrarse cuando el brazo va hacia arriba, y se abre cuando desciende.

La clave está en mover los brazos de forma natural, y para tomar práctica lo ideal es comenzar con una caminata rápida notando como se sacuden, e ir acelerando el ritmo de manera paulatina siempre notando los cambios en el movimiento de los mismos.

Braceo
Braceo en la carrera. Foto tomada de Freepik.

Los brazos nunca tienen que tensarse al correr, hay que dejarlos relajados, sin bajarlos por completo o mantenerlos en la misma posición mucho tiempo.

Los puños no deben mantenerse nunca apretados, es un error bastante frecuente que se soluciona saliendo a correr con algo pequeño en las manos, para ayudar a concientizar al corredor de que no debe aplastarlo.

El movimiento del braceo no tiene que sobrepasar la línea media del cuerpo, si esto sucediera la columna de inmediato realizaría inclinaciones raras y perjudiciales para la carrera.

El movimiento se hace con el antebrazo, es el que da la fuerza propulsora. Nunca hay que bracear tirando de los hombros o de los pectorales.

El fortalecimiento del tren superior en el atleta hace que el braceo sea mucho más efectivo, por lo que trabajar la fuerza en el gimnasio es esencial.

El calentamiento es importante también para una adecuada técnica de braceo. Una rutina de calentamiento correcta hace que los músculos de las piernas estén preparados para la carrera y que los brazos no estén tensionados, además de evitar posibles lesiones durante el entrenamiento.

Fuentes: Atletismo Arjona, Maratón ranking, Vitonica

Fotos: Freepik

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *